En el año 2010 junto con nueve amigos organizamos nuestra primera experiencia de Work and Travel. La idea de pasar cuatro meses en Estados Unidos trabajando en un resort de ski parecía simple desde lo administrativo. Después de más de diez años, te cuento por qué esta experiencia fue mucho más que un viaje con amigos.

Agencia de viajes especializada en este tipo de experiencias de por medio, sabíamos que:

  • Ibamos a pasar cuatro meses en California, conociendo nuevos lugares y personas de todas partes del mundo
  • Teníamos que encontrar alojamiento para este tiempo en nuestros primeros días en South Lake Tahoe
  • Nuestro salario allí iba a permitirnos recorrer la costa oeste durante 30 días al finalizar nuestro período laboral

Contra relojes mediante debido a algunos cambios por parte del empleador empezamos esta aventura en diciembre de 2010.

Estábamos felices. Habíamos podido concretar el proyecto. De a poco nos acostumbramos a los días con menos horas de luz, a las calles con nieve. Nos familiarizamos con los locales gastronómicos, cadenas de supermercado y con la vida en la montaña.

Vivir la noche de Navidad y empezar el 2011 lejos de nuestras familias fue una experiencia distinta. Un poco de melancolía, mucha alegría y por sobre todas las cosas, ¡creatividad! Hubo cookies caseras para cada integrante de la casa, comida especial de Nochebuena y amigo invisible para llenarnos de regalos.

El viaje siguió su curso y pasaron los días. Hoy, después de diez más de diez años, identifico habilidades que la experiencia me permitió desarrollar:

Servicio al cliente

En Vail Resorts el lema experience of a lifetime se traduce a actitudes, sonrisas y palabras. Es representado por todos y cada uno de los empleados que trabajan de cara al cliente.

Asegurar que el paso por el Rental Shop, lift o diner supere las expectativas era nuestra misión día a día.

Adaptación al cambio

Tormentas de nieve en el norte de la ciudad que obligaban a cerrar pistas de ski derivaban a una enorme cantidad de clientes a una misma base.

Sistemas de facturación caídos en hora pico nos forzaban a procesar cientos de alquileres de equipos a mano (¡calculando taxes de un país ajeno al mío!).

Reservas last-minute cuando faltaba personal.

Todas estas eran situaciones usuales que se vivían en la montaña y que exigían una rápida adaptación y priorización de tareas.

Resiliencia y trabajo en equipo

Debido a un accidente en la montaña, un integrante del clan sufrió una fractura que lo obligó a someterse a cirugía de urgencia.

Lejos de la familia y, en un sistema de salud desconocido, logramos en equipo gestionar el reembolso por los gastos médicos. Él tuvo que reinventar su viaje ideal. El yeso puso en jaque la actividad usual que era pasar el mayor tiempo posible practicando ski & snowboard.

Podría seguir enumerando experiencias, situaciones y habilidades desarrolladas durante esos meses de trabajo en la montaña. Animate a acompañar a los más jovenes a realizar este tipo de experiencias. Experiencias transformadoras que, si se viven con amigos, son recuerdos para siempre.

La experiencia de Work and Travel me dejó grandes aprendizajes y amigos. Me regaló un lugar al cual volver cada año y sentirme como en casa. Me ayudó a afianzar el idioma, conocer diversas culturas y ciudades pero principalmente: me expuso al mundo.

Hacer un Work and Travel me permitió desarrollar habilidades que hasta el día de hoy, son parte de mi impronta.

Si te interesa vivir esta experiencia, en la página Yo Me Animo vas a encontrar mucha información sobre programas de Working Holiday vigentes alrededor del mundo.

Animate. Animala. Animalo. Hacer una experiencia Work and Travel es un recuerdo para toda la vida.

Te puede interesar: